A cuidarse tras el cáncer de mama

Soy presumida, de siempre. A mi manera, con mis cuatro nociones básicas, pero lo soy. Me gusta cuidarme, verme bien, y una de las cosas que me preocupaba tras el diagnóstico era cómo me vería. El cambio en el pelo, era evidente. Creo que es el cambio más radical, pero no es el único. La piel, sufre. Así que como no sé estar quieta, y me cuesta ser una paciente pasiva, le pregunté a Elena (mi oncóloga) qué podía hacer: “Cuidarte”. Dicho y hecho. Así que decidí que si estaba de baja, y encima la quimio se llevaría mi primavera-verano-otoño 2018, al menos, haría lo imposible por verme bien.

Todos estos productos que os recomiendo a continuación los he probado en mí misma, y anteriormente, han sido “aprobados” por Elena y por Nieves, mi enfermera. Por DioR, preguntad a vuestros médicos/enfermeras antes, esto es una guía, no es palabra divina, es decir, lo que a mi me ha venido bien, no a todas os servirá, y viceversa. Pero si os sirve, me alegraré infinito. Ah, y otro detalle: cuidarse con un tratamiento contra el cáncer de mama, no es barato, por si me lee alguna farmacéutica (¡holi!), estaría bien no forrarse a costa de esto.  Con cariño ¿eh?

 

Antes de la quimioterapia: quise preparar mi piel para la guerra, soy de piel mixta tirando a seca, así que previsiblemente, se iba a secar más aún. Para evitarlo, ¡hidratación! Y además de los dos litros de agua:

-“Eucerin loción piel sensible” (https://www.eucerin.es/productos/piel-sensible/ph5-lotion-400ml)

-“Aceite puro de almendras”, mirad que sea “primera presión en frio”, si no, es como si no hacemos nada. (https://www.cosnatura.com/aceites-base/2291-aceite-de-almendras-dulces-bio-biofloral.html)

-“Gel de ducha de Coslys”, que lo compré en Clementine (Bilbao). Evidentemente, es el que uso, no solo antes del tratamiento, sino en todo el proceso. (https://beclementine.es/producto/gel-de-ducha-universal-1l/)

-Champú “Unique Mild”, de Clementine también. Que esto es gracioso, comprarse algo para ese pelo que ya no tienes, pero evidentemente, el cuero cabelludo sufre mucho, al menos, a mi me da pánico que se me reseque o algo así que cuando me ducho, me doy masajes en mi cabecita. (https://beclementine.es/producto/champu-suave-250ml/)

-Desodorante sin aroma, que soy así de rara, “Schmidt’s” (https://beclementine.es/producto/desodorante-en-barra-piel-sensible-schmidts-92g/)

 

Para la cicatriz del pecho (no tengo mastectomía, tengo una cicatriz preciosa que me dejó mi amiga Marta junto con Julio, quienes me operaron)

-“Aceite puro de rosa mosqueta”. Por recomendación de mi querida Mai, usé este de Repavar (http://repavar.com/es/repavar-regeneradora/aceite-puro-de-rosa-mosqueta-advance)

-“Cicaplast baume B5” de La Roche-Posay (https://www.laroche-posay.es/productos-tratamientos/Cicaplast/CICAPLAST-BAUME-B5-p6094.aspx)

 

Durante la quimioterapia:

-Mismo champú, desodorante y gel, y crema hidratante, pero ya no el aceite de almendras.

-Con las últimas quimios, como me dijeron que se me podían caer las uñas, entré en modo pánico (y eso que Ramón, mi oncólogo-prologuista del blog me tranquilizó), y me dio por darme aceite de árbol de té en las uñas. Igual ha sido todo psicológico, pero chica, a mi no se me han caído, y esto suena a “chamanismo” pero oye, al menos me ayudó a no pensar en mis uñas.

-Crema hidratante para la cabeza, “Bálsamo reparador. Maria D’uol” (https://www.mariaduol.com/producto/balsamo-reparador-oncology/)

-Monika, mi querida valiente a quien nos unió esta bonita cicatriz, seguro que se rie con esto: THROMBOCID. Y nos reímos, porque acabamos odiando el olor de esta crema: eso si, yo súper formal, tal y como me dijeron las enfermeras, cada vez que tengo una analítica, o una quimio, Thrombocid al canto. Y en cantidades industriales.

 

Durante la radioterapia:

-Mismo champú, gel, desodorante e hidratante, excepto en la zona que me radian.

-En la zona radiada, durante el tratamiento: “Sativa soft” (https://cosmeclinik.com/es/oncologia-radioterapica/sativa-soft-19)

-Después, “Ureadin Rx Rd” de Isdin (https://www.isdin.com/producto/ureadin/rx-rd-locion-hidratante)

 

Bonus track: Aunque vivo en Bilbao, y el sol aparece entre poco y nada, sí que me preocupa el que me salgan manchas mientras estoy con el tratamiento. Bueno, a decir verdad siempre me he rallado con el tema manchas, no es cosa del cáncer. Así que si antes me daba protección solar, desde marzo 2018 no me despego del bote de factor 50+. Uso Nivea y La Roche-Posay, pero vamos, aquí, seguro que tenéis vuestra preferida. Y ya, como no me puede dar el sol, y me veo como la hermana calva de Casper, me he comprado un autobronceador que solo uso en las piernas, también de Clementine: “Aceite autobronceador” de Tan Organic (https://beclementine.es/producto/aceite-autobronceador-100ml/)

 

Como veis, mi baño se ha convertido en la sección de belleza de El Corte Inglés, y ahora tardo más en prepararme que antes. Y eso que antes me secaba y planchaba el pelo. Todo sea por intentar cuidarme un poquito

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

23 + = 28